Buscar
  • Héctor Chiviló

SOBRE FRECUENCIAS Y AUTORRETRATOS

La mirada del Artista, del Público y del Observador



El artista

Cada obra es la materialización del nivel de frecuencia vibratoria que el artista tiene en el momento de su ejecución. Esa frecuencia está relacionada con su estado de conciencia. Cuando la frecuencia es alta, el Ser se expresa con generosidad y fluidez.En un sentido amplio podríamos decir que, cada obra es un autorretrato del artista.

El público

Al ser expuesta al público, pasa algo curioso: sólo se detendrán a observarla aquellas personas que están en la misma frecuencia vibratoria con la que fue creada la obra. Es como una sintonía de radio, o un canal de TV. Quienes están en la misma sintonía la ven, los otros no.

El observador

El observador y la obra, vibran en la misma frecuencia y se completan mutuamente. Cada persona percibe distintas sensaciones y proyecta sus propias interpretaciones. Esas sensaciones y proyecciones son constitutivas de su propio Ser. La obra es un espejo en el que cada uno ve lo que es. En un sentido amplio, la obra es un autorretrato del observador.

Encaje de frecuencias

Al contemplar la obra, que es el autorretrato perfecto del artista que la creó, el observador crea su propio autorretrato. En definitiva, dos almas que vibran en la misma frecuencia.

64 vistas